Este jueves se confirmó que Ricardo Gareca y la Federación Peruana de Fútbol no llegaron a un acuerdo. Con esto, el técnico argentino le dice adiós a la ‘blanquirroja’ tras 7 años de trabajo, tiempo en el que consiguió devolverle la fe al futbolista nacional para volver a competir a nivel internacional.

Como se sabe, el contrato del entrenador culminó luego de caer frente a Australia, en tanda de penales, por el repechaje al Mundial Qatar 2022. Tras ello, la misión de los directivos fue buscar su renovación. Tanto Juan Carlos Oblitas (último director deportivo) como Agustín Lozano (presidente) indicaban que no había un ‘plan B’ y que lo querían sí o sí para los próximos años.

Efectivamente, Ricardo Gareca, antes de partir a Argentina, mantuvo reuniones con ambos personajes, pero pidió algo de tiempo para seguir analizando. De todas formas, en la FPF se respiraba cierta confianza respecto a su continuidad. Sin embargo, las cosas empezaban a dar un giro inesperado para todos.

No es novedad que el ‘Tigre’ quería la reestructuración del fútbol peruano. Esto debido a que la selección peruana se había convertido en una isla de buenos resultados, en comparación con los clubes nacionales, que no daban la talla en las competencias internacionales. Todo ello era una preocupación constante.

Todo lo mencionado se sabía, pero siempre se ‘postergaron’ los cambios. ¿La razón? Lo que hacía la ‘bicolor’ terminaba maquillando lo malo del balompié local. De hecho, recién con la no clasificación a Qatar 2022, se volvió a hablar de todas las falencias, como buscando al ‘culpable’ de lo que ocurrió el pasado 13 de junio.

En medio de todo estaba la negociación con Ricardo Gareca, al que seguro le hablaron de dicho tema. Pero, ¿realmente hay un plan? Tanto dirigentes de clubes como el propio Agustín Lozano se jactaron, en las últimas semanas, de tener todo encaminado para publicar el proyecto. Pero hasta ahora no se sabe nada.

“Perú es una prioridad para mí “, fueron las últimas palabras del argentino en el aeropuerto Jorge Chávez de Lima, antes de partir a su país de nacimiento. Esto, claro, generó algo de tranquilidad en el hincha peruano, que soñaba con seguir teniéndolo al mando de la selección nacional.

Artículo anteriorDESIGNADOS LOS JUECES PARA LA SEGUNDA FECHA DE LA FASE 2 DE LA LIGA PRO
Artículo siguienteNASSIB NEME DEFIENDE LA CONTRATACIÓN DE DIEGO GARCÍA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí